11 DE JULIO

DÍA MUNDIAL DE LA POBLACIÓN

 

Población son los pueblos de la tierra, gente de carne y hueso que nace, vive, ama, tienen hijos e hijas, o no, envejecen y mueren. Población, en su profundidad humana, no es un objeto frío e inerte. Población son mujeres y hombres cuyas oportunidades de vida definen su destino. Un sujeto, persona, que tiene problemas, estos sí son objeto de estudio: ¿Cómo asegurar a todos y a todas una vida digna y feliz en un planeta frágil y finito?.

Rosiska Darcy de Oliveira. Intelectual brasileña1

UNA POLÍTICA DE POBLACIÓN DESEABLE

Los modelos de desarrollo no equitativos y sus estrategias son la base del aumento en la pobreza y de la marginalización de amplios sectores de la población. Han acentuado la degradación ambiental, el aumento de emigrantes y personas refugiadas y han favorecido el resurgimiento del fundamentalismo en algunas partes del mundo.

Para los grupos poblacionales más pobres (las mujeres y los jóvenes), estos problemas y sus supuestas soluciones por medio de los programas económicos de ajuste estructural que promueven la exportación de la producción a expensas de las necesidades locales, tienen consecuencias particularmente graves:

  • aumento de la carga de trabajo y responsabilidades;

  • espiral de aumento de precios y menor acceso a alimentos, educación, servicios de salud y otros derechos básicos;

  • mayor presión económica para teneringresos;

  • creciente victimización de las mujeres a través de la violencia, las guerras y de los intentos fundamentalistas de control y subordinación a través de su sexualidad y otras formas.

Estos modelos afectan principalmente el financiamiento de los programas sociales (salud, educación, bienestar social, etc.), por otra parte, los programas sociales compensatorios a los efectos del ajuste, que son financiados por organismos internacionales no resuelven la situación de forma estructural, generando de esta forma, dependencia.

Toda política de población debería contemplar en sus objetivos el desarrollo integral de las personas, la calidad de vida, la dignidad humana, considerando la preservación del medio ambiente, el establecimiento de relaciones económicas más equitativas y la creación de condiciones materiales y políticas más favorables para los sectores marginados, dando prioridad al fortalecimiento de la posición de las mujeres y favoreciendo un cambio en las actuales relaciones de poder entre los sexos.

Una política de población donde se promueve el desarrollo humano, brinda la posibilidad de construir identidades colectivas que posibiliten aperturas de nuevos procesos y nuevos caminos.

Las políticas de población y desarrollo deben promover el bienestar de las personas y estar fundadas en principios de justicia social. En ese marco, las políticas de población deben ser diseñadas y ejecutadas con el propósito de erradicar las desigualdades sociales basadas tanto en diferencias de género, edad, raza, opción sexual, religión, clase social, residencia rural-urbana, nacionalidad y otras formas de diferenciación social.

También como premisa fundamental se deberían descartar patrones rígidos de relaciones sexuales y familiares, políticas económicas y visiones políticas que restringen a los individuos, particularmente a las mujeres de todas las edades el acceso a servicios básicos, y las prácticas sociales, leyes e ideologías que niegan a las personas sus derechos humanos fundamentales.

Las políticas de población y desarrollo deben formar parte de políticas globales de desarrollo justas, humanas y efectivas, que respondan a las necesidades y a los derechos humanos y ciudadanos. Las estrategias y acciones de las políticas de población deben reconocer la diversidad y heterogeneidad regional, social y cultural propias de cada país. Además, deben considerar las inequidades que afectan particularmente la salud y los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y hombres, entendidos como derechos humanos básicos e inalienables.

Deberían adoptar modelos de desarrollo sustentables que, en el marco del respeto y la promoción de los derechos humanos, aseguren la calidad de vida de la población, basándose en la distribución equitativa de los beneficios y costos del uso de los recursos naturales.

La elaboración de una política de población debe partir de una definición operacional del modelo de desarrollo económico que se impulsará en el mediano y largo plazo y los planes y programas que se deriven de este. Un estimado de las principales inversiones y una definición del rol que en términos económicos le tocará jugar al país en los próximos años.

Las definiciones y estimados anteriores deben relacionarse con la estructura y dinámica poblacional proyectada al mediano y largo plazo, tratando de determinar en una primera etapa la diferencia existente entre esta y la necesaria para hacer viable los planes y programas del mediano y largo plazo. Esta comparación nos orientará en la localización de los déficit de fuerza de trabajo, políticas migratorias internas (el análisis espacial de la población y la localización de las inversiones es fundamental) y externas, etc.

Es evidente que las primeras preguntas que este tipo de comparación debe responder están relacionadas con el volumen, estructura etárea y características del crecimiento de la población en función del desarrollo económico, que como dijimos anteriormente debe tomar como eje las poblaciones que habitan en un mismo territorio-nación. De esta comparación surge la pregunta más importante cual es : ¿se necesita o no más población? o ¿será necesario redefinir el modelo de desarrollo para ajustarlo a la dinámica y estructura poblacional ?, ¿Qué tipo de crecimiento esperamos?....¿natural?...¿Importamos fuerza de trabajo calificada (inmigración)?, ¿La población se concentra en pocas ciudades lo que afecta el equipamiento existente?, ¿Qué tipo de migraciones?...¿que zonas hay que poblar...cuáles despoblar?, ¿Qué tipo de empleo.., agrícola.., industrial... en el sector terciario? es necesario un balance de la Fuerza de Trabajo calificado al largo plazo. El ingreso esperado y el nivel de vida .. ¿Cómo disminuir la pobreza?, ¿Cuál es el impacto en los servicios sociales...?.

Es necesario advertir que para viabilizar los planes de mediano y largo plazo es indispensable que el modelo de desarrollo planteado se ajuste a la realidad de la dinámica poblacional y no a la inversa.

La política debe incorporar la dimensión cultural y dentro de esta, como un elemento determinante, el rol que le toca jugar a la mujer en cada grupo poblacional. Su rol, en términos económicos y su rol como reproductora de valores sociales. Esto permite plantearse alternativas para liberar a las mujeres de los trabajos domésticos e integrarlas a las diversas alternativas de actividad económica, lo que impactará en la solución de las necesidades de crecimiento de la fuerza laboral. Por otra parte la educación y capacitación de las mujeres son elementos esenciales en el incremento de la calidad de la transmisión de los mensajes educativos a los hijos(as) que deben coadyuvar a los cambios en los patrones culturales tradicionales en las relaciones entre ambos sexos.

Se deben indicar los mecanismos que permitan a la pareja humana decidir libremente, con plena conciencia, por tanto debidamente informada y con capacidad de acceder a las diferentes opciones para su reproducción. Por otra parte, deben estimular el uso pleno de los recursos humanos existentes y ofrecer las alternativas viables y efectivas para influir de forma adecuada en las modalidades de crecimiento y modificaciones en la estructura de la población que mejor apoyen el modelo de desarrollo aceptado por la sociedad.

Entre los aspectos cuantitativos a incorporar en una política de población se encuentran los siguientes : a) Crecimiento y estructura de la población. (crecimiento natural, migraciones, formas de la pirámide y sus implicaciones) ; b) Distribución espacial de la población (sobrepoblación, migraciones) ; c) Empleo, ingreso y acceso a los bienes y servicios por estratos poblacionales y, d) Equipamiento económico y social de acuerdo a la distribución espacial de la población.(accesibilidad, disponibilidad).

Todos estos aspectos deben explicarse a partir de los determinantes y condicionantes de orden cultural, económico y social que intervienen en su dinámica. Es especialmente útil el análisis por clases sociales, niveles de ingreso y pobreza.

Sin embargo cabe señalar que la fijación de metas cuantitativas no es el instrumento más importante de la política de población.

Por el contrario, puede convertirse en una camisa de fuerza normativa, sobre todo en políticas de largo plazo. Creemos más adecuado que la política establezca los elementos que deben equilibrar el desarrollo económico con la dinámica poblacional, de tal forma que en el seguimiento de la política se revise no sólo los aspectos concernientes a la población sino además el modelo de desarrollo, si se ajusta o no a las características del crecimiento de la población.

Jaime Espinosa Ferrando

 Ana María Pizarro

http://ladb.unm.edu/econ/content/obsereco/1996/july/poblacion.html